h1

Suecia se plantea eliminar el dinero en circulación y sustituirlo por tarjetas

julio 29, 2010

En muchos países, las tarjetas de débito y de crédito están reemplazando al dinero en efectivo. Tanto, que en Suecia ya se debate si surprimirlo totalmente. El motivo que se alude es de peso: se cree que ayudará a reducir la delincuencia.

Marie Jarvas, empleada bancaria de Estocolmo, ha sufrido dos asaltos. “El primero fue por la mañana temprano. Dos hombres entraron rompiendo la puerta de cristal con un hacha. Lo que querían era la caja con el dinero para los cajeros automáticos. Yo estaba tan asustada que me escondí en una habitación del fondo, detrás de un armario. Estaba segura de que me iban a matar a tiros. Estaba muerta de miedo”, recuerda.

El sindicato al que pertenece Jarvas está ahora a la cabeza de los que quieren que Suecia elimine el dinero en circulación. Les mueve la preocupación por la seguridad de los 30.000 empleados bancarios que son miembros de la organización gremial, informa el portal de la cadena británica BBC.

“Si podemos reducir el dinero que manejan los bancos y la sociedad en general, también se reducirán los robos”, afirma Marie Look, del sindicato, que apunta a que a largo plazo se lograría que no hubiera más robos, “porque no tendrá sentido asaltar un banco que no tiene un duro que llevarse”.

Primeros pasos

Los autobuses de Estocolmo ya funcionan sin dinero. Los tickets electrónicos se pueden comprar con antelación o se puede pagar a través de teléfonos móviles.

Tras una serie de asaltos contra conductores de buses, las autoridades tomaron cartas en el asunto y les exigieron a las compañías de transporte que encontraran una manera de protegerles, a ellos y a la recaudación. El resultado fue que los autobuses dejaron de aceptar monedas y billetes.

“Parece que hay muchos menos problemas en los buses. Los conductores están felices con la situación”, dijo Bernt Nilsson, del Consejo para el Ambiente de Trabajo sueco.

A favor… y en contra

El Banco Central de Suecia no tiene una posición en este debate. Sin embargo, en un discurso que hizo a principios de año, el subdirector de la institución, Lars Nyberg, subrayó el mayor coste para la sociedad de las transacciones en efectivo, comparadas con aquellas hechas mediante tarjeta de crédito o débito. Citando un estudio de 2002, dijo que los costes de utilizar efectivo estaba aumentando en vez de decrecer.

No cabe duda de que existe la tecnología para que pueda funcionar una sociedad sin dinero, con todas sus ventajas.

Sin embargo, hay gente que se opone a ello. Andrew Scott, profesor de Economía de la Escuela de Negocios de Londres, dice que, a pesar de que el dinero es un bulto molesto en los bolsillos, sin contar con el problema de encontrar cajeros automáticos que funcionen, el efectivo sobrevive, en parte, gracias a que mantiene nuestra privacidad.

Una huella digital ‘delicada’

“Su mayor ventaja, en una era electrónica, es que el dinero es anónimo y no nos dice nada respecto a dónde ha estado alguien”, señala Scott.

Par Strom, de la Fundación del Nuevo Bienestar, de Estocolmo, dice que la tendencia hacia una sociedad sin dinero de Suecia es preocupante precisamente por esta razón.

“Si es imposible pagar con dinero, también es imposible no dejar rastros electrónicos. Cuando se ensamblan las huellas electrónicas de lo que uno va comprando, éstas pueden contar nuestra historia completa. Esto es información muy delicada”, asegura Strom, que añade que “mucha gente no quiere este tipo de sociedad ultravigilada”.

http://www.eleconomista.es/economia/noticias/2345321/07/10/Suecia-se-plantea-eliminar-el-dinero-en-circulacion-y-sustituirlo-por-tarjetas.html

Rebelión X:

Esto me recuerda al Patriot Act de USA. Ningún estado puede recortar las libertades de los ciudadanos por iniciativa propia pues serían tachados de totalitarios, fascistas, opresores, dictadores… las 4 palabrejas rápidas y en boca de todos. ¿Pero que pasaría si fueran los ciudadanos que pidieran ellos mismos que les recortaran sus propias libertades? El estado tendría las manos limpias pues no fueron ellos quienes lo dijeron, todo lo contrario lo hicieron “obligados”. ¿Pero que haría que alguien decidiera perder su libertad? El miedo, solo y puramente esto.

De aquí unos años nos vendrán que el internet es peligroso y para erradicar pornografía infantil, fraudes, terrorismo, alguna paja mental del momento… se recortarán ciertas webs y usos de internet y aparecerá un control sobre todo lo que se escriba y se vea.

No nos enfademos pues no sera el estado opresor quién nos obligue sino el vulgo inculto y cobarde que ante una falsa amenaza vende hasta a su madre para seguir con su falso nivel de vida y su placer material a corto plazo. Occidente se hunde y no es culpa de nadie mas que de nosotros mismos.

Os paso un enlace:
http://es.wikipedia.org/wiki/Operaci…_bandera_falsa

Quién tenga algunas luces lo entenderá y al que no suerte.

h1

Inconstitucional

julio 24, 2010

Thomas Jefferson:

La tiranía se define como aquello que es legal para el gobierno, pero ilegal para la ciudadanía.”

h1

Asnos estúpidos, por Isaac Asimov

julio 22, 2010

Asnos estúpidos
Isaac Asimov

Naron, de la longeva raza rigeliana, era el cuarto de su estirpe que llevaba los anales galácticos.

Tenía en su poder el gran libro que contenía la lista de las numerosas razas de todas las galaxias que habían adquirido el don de la inteligencia, y el libro, mucho menor, en el que figuraban las que habían llegado a la madurez y poseían méritos para formar parte de la Federación Galáctica.

En el primer libro habían tachado algunos nombres anotados con anterioridad: los de las razas que, por el motivo que fuere, habían fracasado. La mala fortuna, las deficiencias bioquímicas o biofísicas, la falta de adaptación social se cobraban su tributo. Sin embargo, en el libro pequeño nunca se había tenido que tachar ninguno de los nombres anotados.

En aquel momento, Naron, enormemente corpulento e increíblemente anciano, levantó la vista al notar que se acercaba un mensajero.

-Naron -saludó el mensajero-. ¡Gran Señor!
-Bueno, bueno, ¿qué hay? Menos ceremonias.
-Otro grupo de organismos ha llegado a la madurez.
-Estupendo, estupendo. Hoy en día ascienden muy aprisa. Apenas pasa año sin que llegue un grupo nuevo. ¿Quiénes son?

El mensajero dio el número clave de la galaxia y las coordenadas del mundo en cuestión.

-Ah, sí -dijo Naron-, Lo conozco. -Y con buena letra cursiva anotó el dato en el primer libro, trasladando luego el nombre del planeta al segundo. Utilizaba, como de costumbre, el nombre bajo el cual era conocido el planeta por la fracción más numerosa de sus propios habitantes.

Escribió, pues: La Tierra.

-Estas criaturas nuevas -dijo luego- han establecido un récord. Ningún otro grupo ha pasado tan rápidamente de la inteligencia a la madurez. No será una equivocación, espero.
-De ningún modo, señor -respondió el mensajero.
-Han llegado al conocimiento de la energía termonuclear, ¿no es cierto?
-Sí, señor.
-Bien, ése es el requisito -Naron soltó una risita-. Sus naves sondearán pronto el espacio y se pondrán en contacto con la Federación.
-En realidad, señor -dijo el mensajero con renuencia-, los observadores nos comunican que todavía no han penetrado en el espacio.

Naron se quedó atónito.

-¿Ni poco ni mucho? ¿No tienen siquiera una estación espacial?
-Todavía no, señor.
-Pero si poseen la energía termonuclear, ¿dónde realizan las pruebas y las explosiones?
-En su propio planeta, señor.

Naron se irguió en sus seis metros de estatura y tronó:

-¿En su propio planeta?
-Si, señor.

Con gesto pausado, Naron sacó la pluma y tachó con una raya la última anotación en el libro pequeño. Era un hecho sin precedentes; pero es que Naron era muy sabio y capaz de ver lo inevitable, como nadie, en la galaxia.

-¡Asnos estúpidos! -murmuró.

h1

Entrevista de la BBC a Hugo Chávez

julio 22, 2010
h1

¿Fascista?

julio 21, 2010

h1

La farsa de Obama

junio 30, 2010

h1

Malcolm X y la actualidad de sus palabras

enero 2, 2010

10 de noviembre de 1963 -Detroit.

“Yo soy un ‘negro de campo’. Queremos hablar clara y directamente en un lenguaje que todo el mundo pueda entender con facilidad. Todos hemos estado de acuerdo esta noche en que Estados Unidos tiene un problema muy serio. El problema que tiene Estados Unidos somos nosotros. Nosotros somos su problema.

Así es, somos gente negra, los llamados negros; ciudadanos de segunda, ex-esclavos, Tú no eres más que un esclavo, no te gusta que te lo digan. Pero ¿qué otra cosa eres?, eres un ex-esclavo. No llegaste en el buque Mayflower, llegaste en un barco de esclavos. Encadenado como un caballo o una vaca o una gallina. Y los que llegaron en el Mayflower son los que te trajeron aquí. Te trajeron los llamados peregrinos o padres fundadores de la patria. Ellos fueron los que te trajeron.

Para entenderlo tienes que recordar lo que este joven hermano decía sobre el negro doméstico y el negro del campo en los tiempos de la esclavitud. Había dos clases de esclavos: el negro doméstico y el negro del campo. Los negros domésticos vivían en la casa del amo, vestían bastante bien, comían bien porque comían de su comida. las sobras que él dejaba. Vivían en el sótano o en el desván, pero vivían cerca del amo y querían al amo más de lo que el amo se quería a sí mismo. Daban la vida por salvar la casa del amo, y más prestos que el propio amo. Si el amo decía. “Buena casa la nuestra “, el negro doméstico decía: “Sí, buena casa la nuestra”. Cada vez que el amo decía “nosotros “, él decía “nosotros “. A sí puedes identificar al negro doméstico. Si la casa del amo se incendiaba, el negro doméstico luchaba con más denuedo que el propio amo por apagar el fuego. Si el amo se enfermaba, el negro doméstico le decía: “,~ Qué pasa, amo? ¿Estamos enfermos?” ¡Estamos enfermos! Se identificaba con el amo más de lo que el propio amo se identificaba consigo mismo. Y si tú le decías al negro doméstico: “Vamos a escaparnos “, el negro doméstico te miraba y te decía: “Hombre, estás loco, ¿ qué es eso de separarnos (del blanco)?, ¿ dónde hay mejor casa que ésta?, dónde voy a encontrar mejor ropa que ésta?, ¿dónde puedo comer mejor comida que ésta?” Ese era el negro doméstico. En aquellos tiempos lo llamaban “nigger doméstico “, (término racista, despectivo de negro). Y así los llamamos ahora, porque todavía tenemos unos cuantos niggers domésticos por ahí. Este negro doméstico moderno quiere a su amo. Quiere vivir cerca de él. Está dispuesto a pagar tres veces el precio verdadero de una casa con tal de vivir cerca de su amo. Para luego alardear. “Yo soy el único negro aquí. Soy el único en mi trabajo. Soy el único en esta escuela “, ¡No eres más que un negro doméstico! Y si viene alguien ahora mismo y te dice. “Vamos a separarnos “, le dices lo mismo que decía el negro doméstico en la plantación: “, Qué es eso de separarnos “¿De Estados Unidos, de este hombre blanco tan bueno?, ¿dónde vas a conseguir mejor trabajo que el de aquí?” Eso es lo que dices, ¿ no es cierto? “No dejé nada en África “, eso es lo que dices. ¡Sí, dejaste los sesos en África, hombre!

En esa misma plantación estaba el negro que laboraba los campos. Los negros del campo. Ellos eran las masas. Siempre había más negros en los campos que en la casa. El negro del campo vivía en un infierno, comía sobras. En la casa del amo se comía carne de puerco de la buena. Al negro del campo no le tocaba más que lo que sobraba de los intestinos del puerco. Hoy en día eso se llama “menudillos “. En aquellos tiempos lo llamaban por su nombre: ‘tripas’. Eso es lo que eres: ‘come tripas’. Y algunos de ustedes todavía son come tripas.

Al negro del campo lo apaleaban desde la mañana hasta la noche; vivía en una choza, en una casucha, usaba ropa vieja de desecho. Odiaba al amo. Digo que odiaba al amo. Era inteligente. El negro doméstico quería al amo. Pero aquél negro del campo, recuerden que era la mayoría, y odiaba al amo. Si ibas con el negro del campo y le decías:

“Vamos a escaparnos, vámonos de aquí”, el no preguntaba: “A dónde vamos?” sólo decía:

“Cualquier lugar es mejor que este “. Actualmente tenemos negros del campo en Estados Unidos. Yo soy un negro del campo. Las masas son negros del campo.

Igual que el amo de aquellos tiempos usaba a Tom -al negro doméstico- para mantener a raya a los negros del campo, el mismo viejo amo tiene hoy a negros que son mas que tíos Tom modernos, tíos Tom del siglo XX, para mantenernos a raya a tí y a mí, para tenernos controlados, mantenernos pasivos, pacíficos, no violentos

Malcolm X

Miembros del Partido Nazi Americano en una conferencia de Malcolm X